Vimos el cielo abierto cuando Mónica llegó un día a la pelu. Yo llevaba tiempo rompiéndome la cabeza pensando….¿ Cómo podría organizar de una vez por todas el pequeño cuarto  que utilizamos un poco de almacén, un poco para descansa y  comer?

Por falta de tiempo y de no saber por dónde empezar, este espacio de la pelu estaba desaprovechado.  Mónica me propuso organizarlo todo ella. Se encargó de la decoración, las compras y de encajarlo todo, de tal manera
que después de año y medio todo sigue como ella lo dejó.

No nos cuesta nada mantenerlo organizado y ahora ¡Nos encanta nuestro cuarto!

¡Gracias Mrs. Cleanor!