Hace tiempo que Jimena se ha dado cuenta de que  necesita poner algo de orden en su armario, y dejar espacio para que entre lo nuevo.  Una mudanza no ha sido suficiente para descartar  todas aquellas cosas que ya no le hacen feliz. Por este motivo, se ha puesto en contacto conmigo. Necesita ayuda para de deshacerse de objetos con una gran carga emocional y sabe que ella sola no será objetiva con determinadas piezas.

 

Comenzamos vaciando por completo su armario. Colocamos todo en el centro de la habitación para empezar a descartar, y este es el momento de empezar a  decidir qué prendas deben permanecer y cuáles deben ser donadas. Demasiadas prendas en buen estado,  que bien por talla o por color,  Jimena ya no utiliza.

 

Al finalizar la selección, el resultado es la donación de  10 bolsas de ropa. Las entregamos en Cáritas, que la organización que ha escogido Jimena.

 

Las prendas que ha decido conservar, la hemos ordenado de forma armónica. De un solo vistazo, Jimena puede ver todas las prendas para hacer una elección rápida cada mañana, a la hora de decidir qué ponerse.

 

Los pijamas y la ropa de estar por casa las hemos colocado la  cómoda del dormitorio. En lugar de formar montañas de prendas, unas encima de otras. Las ordenamos de manera vertical para tener una clara visión de todo lo que hay dentro del cajón.

 

Las medias, y calcetines  ordenadas del mismo modo,  con solo abrir el cajón se puede coger el par que necesite sin mover el resto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Espero haberos dado algo de inspiración para que pongáis orden en vuestra ropa.

 

¡Que tengáis una feliz semana!