Hoy os muestro cómo con sólo dedicarle algo más de mimo al doblar las toallas  podemos pasar de tener un baño normal a tener uno ¡Guau!.

 

Sí,  tú también puedes presumir de baño, pasa, siéntate y toma nota….

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En las mismas cestas en las que tenía las toallas apiladas hemos colocado las toallas con el doblado vertical. El efecto es mucho más armónico y además el acceso a todas las toallas es directo, sin tener que levantar unas para coger las de más abajo.

 

Se aprovecha tanto el espacio, que incluso en alguna de las cestas ha sobrado sitio. A nuestra cliente le parecía increíble, pero….¡así fue! Quedó encantada con el resultado, además después de 6 meses el orden se mantiene.

 

La imagen de la estancia ha mejorado, ahora transmite una agradable sensación de bienestar, y se consigue ahorrar tiempo a la hora de coger las toallas.

 

 

 

¿Y tú? ¿Cómo organizas las toallas y la ropa blanca de casa?

 

¡Que tengas una feliz semana!