Esta vez me cito con una gran apasionada de la moda. Teresa, tiene una gran cantidad de ropa. Un gran vestidor,  tres armarios y un burro no son suficientes para albergar todas las prendas.

 

Muchas de las prendas de firma y están en muy buen estado. Solamente el paso del tiempo ha hecho que lleve años sin ponerse muchas de ellas. Debido a los cambios de moda y de  tendencias, Teresa no utiliza parte de la ropa que tiene en su vestidor.

 

El número de prendas colgadas en cada percha dificultan saber con certeza  qué hay en cada una de ellas. Así que, a pesar del volumen de ropa, en multitud de ocasiones se dice a sí misma que no tiene nada que ponerse.

 

Reunir todas las prendas, descartar y seleccionar las prendas que se queda,  nos ha llevado varias sesiones pero hemos conseguido liberar espacio para dejar entrar cosas nuevas.

 

El resultado hasta el momento ha sido muy satisfactorios tanto para Teresa como para mí. Ahora,  cada día le lleva menos tiempo decidir qué ponerse. Y la sensación de orden se nota nada más asomar la cabeza en el vestidor.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¿Quieres te ayude a ordenar? Escríbeme, y charlaremos sobre lo que te preocupa. ¡juntas lo conseguiremos!